term paper

Caso de mujer agredida en Piura: Fiscal debió denunciar al agresor por tentativa de feminicidio, no por lesiones

09 AGO 2015
Notidemus

“La fiscal no ha considerado el contexto, la relación de poder y confianza que ejercía su pareja sobre ella, tal como se evidencia en las imágenes. El tipo penal que corresponde es tentativa de feminicidio y no lesiones, como ha denunciado el fiscal”, manifestó Yulianna Valencia, abogada de Demus.

Las imágenes son duras. Una mujer desnuda es golpeada y arrastrada por el piso por Luis Ángel Piscoya Pérez, quien sí está vestido, y además porta un cuchillo y una pistola. Luego nos enteraremos que el agresor es pareja de la agraviada. Un hombre mayor que ella, violento y manipulador.

Si bien Piscoya fue detenido por la policía,  la fiscal Carla Salazar, de la Segunda Fiscalía Provincial de Piura, lo dejó en libertad a pocas horas de su detención.

Sin embargo, el tema transcendió y el vídeo de la agresión fue difundido por los noticieros nocturnos. La indignación colectiva logró que distintas autoridades se pronuncien y pidan la detención inmediata del agresor, hasta el momento prófugo.

1

La existencia de cámaras de seguridad al interior de centros comerciales, hoteles, algunos espacios de la vía pública, entre otros lugares, ha abonado para que estos actos cotidianos de violencia queden registrados.

En Ayacucho, por ejemplo, el pasado 16 de julio se hizo público el ataque que Adriano Manuel Pozo Arias propinó en contra de su ex pareja al interior de un hotel. “Te voy a matar, a mí no me vas a dejar. Prefiero verte muerta”, fueron las palabras de Pozo antes de golpear a la joven e intentarla ultrajar sexualmente.

A pesar de la evidencias, Pozo también fue puesto en libertad a las pocas horas de su traslado a la comisaría. Según contó la víctima, la fiscal a cargo de su caso, Jesenia Escarsena, actuó de manera parcializada a favor de su agresor. Sin embargo, una vez difundidas las imágenes en los medios de comunicación, las autoridades ordenaron su captura. En un primer momento, el agresor permaneció en la clandestinidad, pero el pasado jueves 6 de agosto se entregó a las autoridades.

2

FORMACIÓN EN GÉNERO

Está claro que si los vídeos de los ataques no hubieran sido difundidos en los medios de comunicación, las víctimas no hubieran recibido justicia, las agresiones hubieran quedado impunes y los atacantes, libres.

Por ello, es importante resaltar que la nula formación en género de la magistrada Carla Salazar, en el caso de Piura, y Jesenia Escarsena, en el de Ayacucho, quedó en evidencia al denunciar al agresor de la víctima por “lesiones leves”, en el caso de la primera, y al dejar al agresor en libertad, en el caso de la segunda, cuando a todas luces se trata de tentativas de feminicidio.

Para elegir ese tipo penal, la fiscal Carla Salazar se basó, únicamente, en el certificado del médico legista que imposibilita por 12 días a la víctima, a consecuencia de los golpes padecidos.

La fiscal no ha considerado el contexto, la relación de poder y confianza que ejercía su pareja sobre ella, tal como se evidencia en las imágenes. El tipo penal que corresponde es tentativa de feminicidio y no lesiones, como ha denunciado el fiscal”, manifestó Yulianna Valencia, abogada de Demus.

Esta situación deja en evidencia la necesidad de que las y los Consejeros del Consejo Nacional de la Magistratura (CNM), encargados de evaluar, nombrar, seleccionar y ratificar a fiscales, jueces y juezas, tengan formación en género. La ausencia de esta perspectiva al momento de evaluar permite que existan fiscales que, al carecer de cursos que les brinden esta perspectiva, dejen en libertad a agresores de mujeres y potenciales feminicidas.

foto

AGRESORES. (Izq.) Luis Ángel Piscoya (Der.) Adriano Pozo Arias

GUÍA DE CRITERIOS PARA LA EVALUACIÓN DE MAGISTRADOS Y MAGISTRADAS CON PERSPECTIVA DE GÉNERO

El 10 de diciembre del 2014, Demus presento la “Guía de criterios para la evaluación de magistrados y magistradas con perspectiva de género”, fundamental para poder incorporar el enfoque de género en los procesos de evaluación para el nombramiento y ratificación de magistrados/as, a fin de que pueda ser parte de una de las herramientas que les permitan disminuir las prácticas discriminatorias dentro y fuera de la administración de justicia.

Solo en el 2014, se registraron 282 casos de feminicidios y de tentativas. Urge que las y los magistrados/as apliquen la Guía, para que las y los fiscales tengan la preparación suficiente para poder distinguir “lesiones leves” de “tentativa de feminicidio” y de esta forma las víctimas reciban justicia.

Comentarios

2020 - DEMUS - Estudio para la Defensa de los Derechos de la Mujer Webmail