DEMUS

Decidir sin Culpa



Históricamente la sociedad ha decidido sobre los cuerpos de mujeres y personas LGTBIQ+, especialmente de quienes tienen la capacidad de gestar. Siendo principalmente afectadas las personas con menores recursos económicos y/o quienes no cuentan con acceso a información sobre sus derechos sexuales y reproductivos.

Según la OMS, 6 de cada 10 embarazos no deseados se interrumpen de manera voluntaria. Cabe resaltar que el 45% se realiza en condiciones peligrosas, por lo general en clínicas clandestinas e insalubres que, en muchas ocasiones terminan con la vida de la persona gestante. Estas clínicas itinerantes, que se esconden detrás de los anuncios de atraso menstrual y funcionan con total impunidad en todo el Perú. Por ello, consideramos importante visibilizar el derecho y la autonomía que tenemos sobre nuestros cuerpos, más aún en un contexto que pretende anular el aborto terapeútico legal en el Perú desde 1924 y que continúa obligando a las niñas a convertirse en madres.

Forzar a alguien a continuar con un embarazo no deseado y exponerla a morir por no contar con recursos económicos o a ir a la cárcel, es una violación a su autonomía. Desde la campaña, nos unimos a la marea verde porque creemos que el derecho a decidir es parte fundamental de los derechos humanos y la justicia social, apostamos por la despenalización legal en todas sus causales abordado desde la concepción de un problema público que merece una respuesta con políticas públicas y presupuesto. Pero sobre todo, creemos firmemente en la despenalización social que elimina el estigma y culpa de las personas gestantes que ejercen su derecho a decidir. Reafirmamos nuestra apuesta por acceder a información pública, de calidad y confiable para decidir sin culpa.

Imágenes de la campaña



Compártelo:
Shopping Basket